Archivo de la categoría: Naturaleza

Jabón BOSQUE

Estaba trabajando en el collar Muscus Terrarium y tuve claro que tenía que hacer un jabón con Musgo… ¿Cómo sería el resultado? no tenía ni idea pero necesitaba intentarlo, aunque fuera un fracaso. Deseaba hacer un jabón inspirado en el Bosque, en ese lugar especial que me llamó y al que acudí sin saber su ubicación exacta: jamás desoigo la llamada del Bosque…
Caminé por senderos desconocidos hasta el momento, siguiendo mi intuición y allí estaba.

Bosque huele a tierra, humedad, vegetación y flores, con aceites esenciales de Pachuli, Salvia, Árbol del Té y Romero. Los colores se corresponden al verde de los árboles y las plantas, el morado de las preciosas flores del Romero, el gris es la piedra, el negro la parte oscura de la tierra y las sombras, el color claro es la Luz …

Ingredientes: aceite de oliva, aceite de coco, aceite de almendras, ácido esteárico, hidróxido de sodio, agua de lluvia, infusión de Romero y Tomillo, mica violeta (color morado), alga espirulina (color verde), carbón activado (color negro), dióxido de titanio (color claro)

El diseño no era el que dibujé al formularlo pero realmente es lo de menos para mí porque me he dado cuenta de que si dejo que fluyan los elementos en el momento de la preparación todo va como tiene que ir, es decir, yo actúo de intermediaria entre ellos, nada más.

Así es Bosque:

Los colores antes de cubrir de musgo fresco

Cubierto

Maka

Anuncios

Muscus Terrarium

Nueva creación:

Colgante con musgo de un lugar muy especial…

Muscus Terrarium (II)

Muscus Terrarium (I)

Podéis ver las fotografías a mayor tamaño y con más calidad en mi página web. Pincha aquí

Si alguien es un apasionado del musgo, como yo, y está interesado en un colgante como este para llevarlo consigo a cualquier parte, puede escribirme un mensaje y hablamos.

Mágico día para todxs.

Maka

Plantas medicinales: Saúco

Ya en el siglo I d. C. el médico griego Dioscórides mencionaba las virtudes del Saúco.
En su composición podemos encontrar, entre otros, aceites esenciales, taninos, flavonoides, carotenos, y vitamina C y B.

© 2015. Todos los derechos reservados por Maka RM.
© 2015. Todos los derechos reservados por Maka RM.

Usos medicinales
El saúco es muy bueno para tratar los problemas respiratorios: favorece la sudoración, facilita la expulsión de la mucosidad, contribuye a reducir la inflamación de las vías respiratorias, a bajar la fiebre y, especialmente, a calmar la tos.

También posee propiedades depurativas y diuréticas que ayuda al organismo a eliminar toxinas.

Es calmante, útil en el tratamiento de trastornos nerviosos ligeros, insomnio, migrañas e inflamaciones dolorosas.

Usos cosméticos
Se utiliza para el cuidado del cabello, para eliminar las manchas de la cara, para elaborar tintes naturales, cremas limpiadoras del cutis,…

Usos culinarios
Los frutos y las flores de saúco son comestibles. Los primeros se pueden preparar en zumos, mermeladas, jaleas, salsas, sopas, etc. Deben de consumirse siempre maduros, pues verdes son tóxicos. También las semillas, aún bien maduras, son indigestas, por lo que conviene no abusar del fruto en crudo. Al cocinarlo se vuelve inocuo.

En la obra de Manuel Durruti “Frutos silvestres comestibles y venenosos” se nos muestra la siguiente receta de sopa de saúco:
Ingredientes: 800 gr. de frutos de saúco, azúcar, 3 manzanas y harina. Las bayas de saúco se cuecen en la menor agua posible. Una vez cocidos se añade agua hasta obtener el sabor deseado. Se filtra, se le añade azúcar y se hierve a fuego lento removiendo. Se añaden las manzanas en trocitos. Se deja unos minutos hasta que la manzana esté entrecocida. Se retira del fuego y se añade removiendo la harina hasta obtener la consistencia deseada.

Las flores de saúco se pueden preparar empanadas. En la obra “Plantas medicinales, bayas y verduras silvestres” de Grau/Jung/Münker, tenemos la siguiente receta:
Se prepara una pasta de buñuelos con harina, huevos, mantequilla caliente, agua, un poco de miel y un pellizco de sal, haciendo que no resulte demasiado espesa. En ella se sumergen las inflorescencias de saúco cogiéndolas por el pedúnculo, que no se habrá cortado. A continuación se fríen en aceite hasta que estén doradas y se sirven calientes, acompañadas de compota. Para la pasta, se toman 3 huevos para 125 gr. de harina. Los gourmets añaden a la pasta 2 ó 3 cucharadas soperas de vino.

Maka

Presentación del libro: “Plantas Medicinales de la Sierra de Huétor”

El próximo 30 de abril a las 20:00h en la Casa de la Cultura de Huétor Santillán es la presentación del libro: “Plantas Medicinales de la Sierra de Huétor”, de Pedro Serrano Torres con la ayuda de Estrella López Ocaña.

Cartel libro plantas

Es un acto al que puede acudir todo aquel que esté interesado.

¡Saludos!

 

Maka

 

Al Otoño

Hola de nuevo,

hace un par de meses que no actualizo el blog pero he regresado al inicio de mi estación del año favorita con nuevas ideas y energía renovada. El Otoño es mágico y por eso esta entrada va a ser poética. El frío, poco a poco, comienza a hacerse presente, los días son más cortos, es momento de refugiarse en casa y, por supuesto, ¡es tiempo de cocinar!

Yo le he dado la bienvenida al Otoño con un delicioso pan integral de espelta y semillas de calabaza… Y tú, ¿qué vas a preparar para darle la bienvenida?

Pan semillas calabaza II

Pan semillas calabaza I

Pan semillas calabaza III

Y ahora una lectura maravillosa:

Oda al Otoño (19/9/1819, John Keats)

Estación de las nieblas y fecundas sazones,
colaboradora íntima de un sol que ya madura,
conspirando con él cómo llenar de fruto
y bendecir las viñas que corren por las bardas,
encorvar con manzanas los árboles del huerto
y colmar todo fruto de madurez profunda;
la calabaza hinchas y engordas avellanas
con un dulce interior; haces brotar tardías
y numerosas flores hasta que las abejas
los días calurosos creen interminables
pues rebosa el estío de sus celdas viscosas.

¿Quién no te ha visto en medio de tus bienes?
Quienquiera que te busque ha de encontrarte
sentada con descuido en un granero
aventado el cabello dulcemente,
o en surco no segado sumida en hondo sueño
aspirando amapolas, mientras tu hoz respeta
la próxima gavilla de entrelazadas flores;
o te mantienes firme como una espigadora
cargada la cabeza al cruzar un arroyo,
o al lado de un lagar con paciente mirada
ves rezumar la última sidra hora tras hora.

¿En dónde con sus cantos está la primavera?
No pienses más en ellos sino en tu propia música.
Cuando el día entre nubes desmaya floreciendo
y tiñe los rastrojos de un matiz rosado,
cual lastimero coro los mosquitos se quejan
en los sauces del río, alzados, descendiendo
conforme el leve viento se reaviva o muere;
y los corderos balan allá por las colinas,
los grillos en el seto cantan, y el petirrojo
con dulce voz de tiple silba en alguna huerta
y trinan por los cielos bandos de golondrinas.

seta

Hasta pronto.

Maka